Tarot Alicia Galván

Llama Ahora

1-877-999-2004
Tarot Alicia Galván

Llamada Toll Free, coste del servicio de consulta de Tarot mediante pago con tarjeta de crédito/débito a 1,10 € por minuto, impuestos incluídos.Servicio exclusivo para mayores de 18 años.

1-888-582-5424
Tarot Alicia Galván

Llamada Toll Free, coste del servicio de consulta de Tarot mediante pago con tarjeta de crédito/débito a 1,10 € por minuto, impuestos incluídos.Servicio exclusivo para mayores de 18 años.

Facebook Tarot Alicia GalvánWhatsapp Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia Galván

Visitas de la sección Dile adiós a tu basura emocional5.705 Visitas

Visitas de la sección Dile adiós a tu basura emocional 1 Comentarios

Publicidad Alicia Galván. Anúnciate.

A medida que vamos creciendo y vivenciando diferentes experiencias vamos acumulando residuos tóxicos energéticos, sobre todo procedentes de emociones negativas (como tristeza, frustración, rabia, resentimiento, abandono, sufrimiento o miedo) que hemos sentido por acontecimientos desagradables de nuestra vida. Toda esta basura emocional genera un peso extra y un desgaste considerable de nuestra energía vital, así que lo mejor es, como basura qué es, deshacerse de ella cuánto antes.

Sin embargo, solemos llevar con nosotros todo este sedimento energético por largo tiempo y que suele manifestarse en forma de pensamientos negativos crónicos que generan ansiedad y mucho malestar sin ser conscientes realmente de todas las emociones que no expresamos ni liberamos y mantenemos estancadas en nuestro interior, condicionando nuestra vida.

Cuánto más residuo tóxico tengamos más difícil es crear nuevos hábitos saludables que ayuden a invertir esta situación. Pero con la práctica diaria de estos cuatro consejos que exponemos a continuación podemos ir eliminando poco a poco toda esta basura emocional con paciencia y constancia. Dile adiós a tu basura emocional y sácala de tu vida de una vez.

gente tóxica y basura emocional

1. Aprender a tener una actitud más positiva y asertiva

Uno de los retos que parecen más simples, pero nada más lejos de la realidad, es controlar el flujo de pensamientos negativos. Nuestra mente suele tomar el mando cuando estamos desconectados de nuestro centro y nuestros pensamientos solo son un reflejo más de cómo nos encontramos a nivel emocional.

Meditando diariamente o usando diferentes técnicas de relajación y respiración, además de elegir un actitud positiva dónde al principio nos “obliguemos” a decirnos (o a escribir) afirmaciones positivas, iremos modificando poco a poco nuestro pensamiento a través del uso del lenguaje, así como conseguir calmar nuestra mente y que esté más centrada y positiva.

Mantener una actitud positiva y optimista es como todo cuestión de práctica y parece difícil de creer que dependa simplemente de una elección nuestra. Sin embargo, precisamente porque tendemos a acumular mucha basura emocional que condiciona nuestro estado de ánimo y nuestros pensamientos, esta tarea se puede convertir en ocasiones en una odisea.

Hacernos conscientes primero de que nos anclamos muchas veces en todo tipo de pensamientos destructivos y limitantes es el primer paso que hemos de dar. El siguiente es darnos cuenta también de que el mundo que nos rodea simplemente es un fiel reflejo de nuestro interior y cambiarlo depende únicamente de que elijamos conscientemente tener una actitud más asertiva y menos dramática. De esta manera iremos cambiando no sólo nuestra propia autoestima, sino también todo a nuestro alrededor.

sacar la basura emocional

2. Dejar de crear expectativas ante el futuro inmediato

Las frustraciones suelen tener mucho peso en el estado de nuestro ánimo y la manera de generarlas es fijarnos metas altas y poco prácticas que simplemente van anulando nuestra confianza en nuestro natural potencial. Por lo general, ponemos poca atención en lo que somos, sentimos y pensamos en nuestro día a día.

Publicidad Alicia Galván. Anúnciate.

Cuando conseguimos ser más realistas y aportamos objetividad en lo que creemos necesitar para nuestro bienestar personal nos aporta una visión más constructiva y aprendemos a dejar de lado los deseos o grandes expectativas que a la larga sólo van creando más frustración interna, que es una fuente inagotable de basura emocional.

Aprender a poner metas más alcanzables y realistas, estableciéndolas a corto plazo, ayudará a incrementar nuestra confianza y autoestima, al ir superándolas sin tanto esfuerzo. Y la manera de hacerlo posible es viviendo más en el presente, superando las pequeñas metas que nos permitan avanzar pasos cada día.

3. Vivir en el presente, aquí y ahora

Es imposible saber a ciencia cierta cómo será nuestra vida de aquí a unos meses, y aún menos de aquí a unos años. Sin embargo, continuamente nos estamos proyectando en el futuro, con la atención puesta en el mañana, más que en el hoy. Asimismo no soltamos el pasado y recreamos una y otra vez las emociones generadas en las experiencias que ya hemos vivido.

Eckhart Tolle en su famoso libro “El poder del Ahora” nos ofrece una valiosa guía para aprender a vivir en el momento presente y lo importante qué es para que en nuestra vida deje de haber sufrimiento y no sigamos eligiendo perpetuar la basura emocional en forma de un malestar constante. Aunque son muchos los autores que nos han aportado esta enseñanza (Buda incluido), Tolle a través de un lenguaje entendible para todos los públicos, nos transmite este mensaje de una manera sencilla y certera.

basura emocional y zona de confort

4. La zona de confort, caldo de cultivo para la basura emocional

Cuando nos sentimos con el ánimo bajo toda acción parece un reto inalcanzable porque lo primero que se resiente es la fuerza de voluntad para hacer cosas. Si a esto le sumamos que nos acostumbramos a vivir bajo el umbral controlado de aparente tranquilidad y sobre todo comodidad de nuestro entorno diario (que es lo que comúnmente se conoce como zona de confort) ya la voluntad queda en estado vegetativo.

La zona de confort representa por tanto el peor enemigo para la voluntad, entendiendo por ésta como la capacidad para decidir si hacemos algo o no, predisponiendo la acción voluntaria pese a los riesgos que podamos correr. Hemos de intentar en la medida de lo posible retar nuestra supuesta seguridad y arriesgarnos a salir de esta zona con más frecuencia. Lo paradójico es que elegimos vivir confortablemente aunque ésta sea una zona lúgubre, aburrida y por lo general sin propiciar acontecimientos interesantes que alienten nuestra creatividad y voluntad.

Salir de la zona de confort implica explorar nuevos horizontes tanto a pequeña como a gran escala, permitiendo que la vida nos sorprenda. El miedo que dichas sorpresas sean negativas más que positivas es mayoritariamente la principal causa de que elijamos quedarnos en esa zona segura y cómoda en vez de arriesgarnos a vivir nuevas experiencias y buscar oportunidades que nos aporten y nutran nuestra vida. Perder el miedo a explorar más allá de nuestros propios límites nos aligera el equipaje de basura emocional porque enfrentamos el mayor reto de todos: Vivir y dejar de ser “muertos en vida”.

Guardar

Me gusta Alicia Galván
Me gusta

A 50 personas les gusta esto.