Tarot Alicia Galván

Llama Ahora

1-877-999-2004
Tarot Alicia Galván

Llamada Toll Free, coste del servicio de consulta de Tarot mediante pago con tarjeta de crédito/débito a 1,10 € por minuto, impuestos incluídos.Servicio exclusivo para mayores de 18 años.

1-888-582-5424
Tarot Alicia Galván

Llamada Toll Free, coste del servicio de consulta de Tarot mediante pago con tarjeta de crédito/débito a 1,10 € por minuto, impuestos incluídos.Servicio exclusivo para mayores de 18 años.

Facebook Tarot Alicia GalvánWhatsapp Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia Galván

Visitas de la sección Todos llevamos un niño interior1.602 Visitas

Visitas de la sección Todos llevamos un niño interior 0 Comentarios

Publicidad Alicia Galván. Anúnciate.

“En alguna parte nuestra, todos somos niños, niños que piden. Este niño que alienta en cada uno de nosotros, está enfermo, casi moribundo. En alguna parte sabemos que, para vivir, debemos curar a nuestro niño porque no ha recibido lo que merecía. Debemos darle lo que no tiene.”

Alejandro Jodorowsky, en “Evangelios para sanar” (ed. Siruela)

 Cómo recuperar a tu niño interior:

Todas las terapias, religiones y filosofías encaminadas al autoconocimiento y la búsqueda de la felicidad, están de acuerdo en que es básico rescatar a una figura esencial que habita dentro de nosotros y que muchas veces nos hace berrinches o nos saca de nuestras casillas sin advertencia, y es por qué sencillamente, no estamos conscientes de su presencia y de su importancia.

Se trata del niño interno. Una parte de nuestra psique (y en la leyenda de Psique y Eros, Eros era también ese niño representante del amor.)

El niño interno es una parte de nosotros que se quedó detenida en la infancia más primitiva, cuando todas nuestras armas psicológicas como adultos aún no estaban conformadas, pero tampoco nuestros miedos, nuestros prejuicios, nuestras construcciones mentales que siempre nos están limitando, diciéndonos que no hacemos las cosas bien o que no seremos capaces de alcanzar determinadas metas.

Para poder ser adultos plenos y saludables, psicológica y emocionalmente, pero sobre todo emocionalmente, debemos conectar y sanar a ese niño interno que habita dentro de nosotros.

¿Quién es el niño dentro?El niño interior que llevamos dentro

La infancia es una de las etapas más hermosas y grandiosas de la vida, llegamos al mundo entusiasmados y fascinados por la belleza que tiene para ofrecernos, es por eso que los niños son tan especiales, porque manifiestan toda la grandeza de su inocencia y pureza. Una de las cartas más luminosas y positivas del Tarot es la Carta del Sol en donde vemos a dos niños jugando bajo la luz meridiana, y que nos devuelve a ese estado primordial en donde todas las posibilidades están abiertas.

Sin embargo, los niños son sumamente vulnerables, esa pureza y esa alegría, esa inocencia y esa curiosidad, a veces, si sus cuidadores( sean padres, madres, hermanos, maestros) no son los suficientemente delicados, puede verse violentada o malograda por asperezas, críticas o imposiciones que pronto van arrinconando a ese niño pequeño (que todos fuimos alguna vez) de manera que cuando llegamos a la edad adulta, no sabemos en qué oscuro pasadizo de nuestro inconsciente dejamos a ese niño herido, que no supo reaccionar ante un castigo o una respuesta violenta y se quedó aturdido y temeroso en algún rincón de nuestra memoria.

Publicidad Alicia Galván. Anúnciate.

Para ser justos, los niños son muy sensibles y además esperan mucho de las cosas. Están en plena formación de sus expectativas por lo que es muy probable que sean heridos numerosas veces sin que de ellos pueda acusarse a los cuidadores de malintencionados, recordemos también que, los adultos que hieren fueron niños también.

Quizá por eso nos resulta tan terrible el maltrato infantil, porque pensamos en esa vulnerabilidad a la que cualquier delicadeza puede resultar brusca.

Todas las técnicas de sanación psicológica u holística reconocen la importancia de trabajar con el niño interno:

Sea porque el niño haya sido muy sensible, o por desgracia, se haya educado en un ambiente lleno de violencia, frustración y críticas, lo cierto es que es muy probable, que todos y cada uno de nosotros, tengamos un pequeño niño herido dentro que esté esperando por nuestro reconocimiento y nuestro consuelo.

La mayoría de los terapeutas coinciden en que es necesario rescatar a ese niño herido, traerlo de vuelta y curarlo, porque en él, que representa la forma como aprendimos a amar y a reaccionar ante el mundo, está la clave de nuestra felicidad.

EL yoga, la Terapia Gestalt, el Psicoanálisis, La Terapia Regresiva, La terapia de constelaciones familiares, e incluso algunas tiradas del tarot, poseen estrategias para conectar con ese niño interno y poder sanarlo, como paso fundamental para mantener relaciones afectivas equilibradas.

Algunas estrategias para rescatar a tu niño interno:

La reconciliación con ese niño interior es un requisito para mejorar nuestra autoestima, dejar de reaccionar infantilmente y aprender a manejar mejor nuestras emociones y relaciones. Paradójicamente, reconciliándonos y reconectándonos con ese niño es que lograremos cierta madurez en nuestra visión del mundo.

Practica las virtudes de los niños:

La inocencia: Los niños no esperan nada malo de las personas ni de las situaciones. Se acercan a ellas frontalmente y con la mejor predisposición para conocer lo que la vida les pone por delante.

Juega: Los niños juegan todo el tiempo y numerosos terapeutas han demostrado que el permitirse “jugar” es decir, relajarse, hacer lo que nos apetezca, practicar un deporte, tener una afición o un hobbie, solo por divertirnos, como hacen los niños, nos ayuda a ser más felices. Debemos dejar jugar a nuestro niño, y dejar de ser esa voz severa que dice:”¡Cuidado, te vas a caer!”

Cultiva la capacidad de asombro: La curiosidad es el alma de la infancia. Aprende algo nuevo, trata de recordar que soñabas ser cuando fueras grande. Recuerda que el mundo es infinito y que si no eres capaz de asombrarte por nada no vives, sino solamente sobrevives.

Cultiva la imaginación: Los niños son capaces de ver castillos donde sólo hay cajas y cohetes en vasitos de cartón. Los adultos podemos estimular nuestra imaginación a través de ver buenas películas, de ir al teatro, leer un libro, etc.

Olvida y perdona: nada más alejado de tu espíritu infantil que el rencor los niños no se quedan atrapados mascando reconcomios y planeando venganzas; perdona a quienes te hicieron daño y cultiva a ese ser inocente que llevas dentro.

Me gusta Alicia Galván
Me gusta

A 8 personas les gusta esto.

Etiquetas relacionadas con esta publicación: