Tarot Alicia Galván

Llama Ahora

1-877-999-2004
Tarot Alicia Galván

Llamada Toll Free, coste del servicio de consulta de Tarot mediante pago con tarjeta de crédito/débito a 1,10 € por minuto, impuestos incluídos.Servicio exclusivo para mayores de 18 años.

1-888-582-5424
Tarot Alicia Galván

Llamada Toll Free, coste del servicio de consulta de Tarot mediante pago con tarjeta de crédito/débito a 1,10 € por minuto, impuestos incluídos.Servicio exclusivo para mayores de 18 años.

Facebook Tarot Alicia GalvánWhatsapp Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia Galván

Visitas de la sección La Luna y los Signos del Zodiaco2.425 Visitas

Visitas de la sección La Luna y los Signos del Zodiaco 0 Comentarios

Publicidad Alicia Galván. Anúnciate.

INFLUENCIAS Y ENSEÑANZAS DE LA LUNA  ( y IV)

En una serie de articulos que se desprenden de Influencias y enseñanzas de la Luna, hemos intentado comprender mejor todo lo que envuelve la Luna, su magia, su influencia, y sus aspectos negativos y positivos.

Hemos podido conocer multitud de características en Maravillas de la Luna y a través de ahí, hemos abierto una puerta para comprender la relación de la Luna y los primeros signos del Zodíaco en La Luna y nuestro Signo, y hoy finalmente conoceremos las características y aspectos del resto de los signos del Zodíaco.

La Luna y los Signos del Zodiaco

LUNA EN LEO Las personas bajo esta luna están marcadas por la energía de la creatividad en forma circular. El niño vive sus primeras experiencias de vida totalmente identificado con las cualidades de ser el eje central de estas energías.

Seguramente vendrá a través de una madre que se encuentre en el centro de la familia, como posición normal que todos aceptan. Otra posibilidad también puede ser que ella con sus matices femeninos contenga en gran medida estos dones que conlleva ser el centro radial por donde circulan las energías creativas.

La Luna y su influencia en el Zodíaco

El bebé recibirá el mensaje de la seguridad, es decir, que se trata dentro de la familia de alguien importante, diferente y único. Es por ello que podrá compartir y disfrutar a la vez, y con toda naturalidad, la pertenencia en ambiente de fiesta, al núcleo familiar. En este centro, permanecerá la tradición de admirar, dentro de la colectividad de antepasados, a personas que fueron especiales por alguna razón.

Como infantes suelen ser el príncipe-princesa de la madre. Esto da lugar a que se sientan muy valorados y con gran autoestima y supondrá la mayoría de las veces un exceso de importancia personal. Ellos además saben que no tienen que efectuar esfuerzos para mantener el puesto de favorito.

De adultos y con el contacto inevitable de fricción en el mundo real, sufrirán frustración al primer desaire. Se mostrarán con aire principesco ante todos los reveses de la vida o contra todo aquello que ellos consideren que no se adapta a sus corona y cetro.

No suelen abrirse ni mostrar su vulnerabilidad. En ocasiones pueden llegar a mostrarse con una importancia desmesurada que hará alejarse a aquellos que les rodean, incluso a los que le profesan amor. Ellos, sin embargo, lo interpretarán siempre como que su gran inteligencia e ingenio no es entendido, o como que los otros son muy del montón.

Necesitan constantemente homenajes. La indiferencia de las gentes que a ellos les importa, les resulta altamente provocativa, belicosa, dolorosa; todo ello les produce un gran vacío emocional.

Publicidad Alicia Galván. Anúnciate.

Cuando la persona es consciente de estos mecanismos conflictivos que les causan siempre más sinsabores que alegrías, pueden trabajar su interior dura y sacrificadamente, ya que están capacitados para ello. Entonces, hacen la alquimia perfecta, y son capaces de encontrar una sólida base emocional siendo felices con ellos mismos, sin necesidad de reconocimientos y autoconstruyéndose así una buena afectividad sobre la base de la madurez.

Este lado maduro puede aparecer tarde, pero si lo logran, se convierten en personas muy dignas, con gran talento de organización y dirección, adornado todo de una agradable capacidad expresiva.

Los artistas en todas sus facetas (ya liberados del ego) constituyen el mayor logro personal de  equilibrio en esta luna. Para ello han de estar dispuestos a pasar por el dolor de que no en todo momento, se les muestre afecto con adoración.

LUNA EN VIRGO La configuración energética de esta lunación, propicia a los que nacen bajo ella, al orden.

El niño Virgo se sentirá cómodo y seguro en un ambiente predecible, donde cada cosa esté derecha y en su propio lugar. Por otra parte, las situaciones espontáneas e imprevistas, serán tomadas siempre como amenazantes, con actitud desconfiada y de forma desestabilizante.

La energía de la madre premia este orden con afecto, considerando al hijo muy maduro por mantener un ambiente en su entorno que no es propio del mundo infantil, como por ejemplo, que cada juguete esté siempre ordenado, aún cuando se esté jugando con ellos. O bien, que  todo lo que le pertenece esté convertido en un ambiente aséptico. Por tanto, es raro que exista alguna vez un comportamiento de exploración y aprendizaje con sus lógicas equivocaciones y sus altas y bajas emocionales.

Las madres que dan a luz con la luna en Virgo, pueden padecer problemas psíquicos, tales como carencias o necesidades de que alguien ordene su vida.

Sus hijos son aquellos que han de jugar sin ensuciarse demasiado. Estos hijos han de sobreadaptarse a un ambiente muy extraño, y además muy exigente, algo así como la negación de todo lo infantil, que el niño puede percibir como que será amado mientras no se comporte como niño.

De adultos son las personas que temen al mínimo imprevisto en todos sus aspectos, por un sentimiento profundo de que éste trae caos y no aceptación, por lo cual pueden sufrir los efectos de una mente super ordenada que hace la convivencia difícil principalmente con ellos mismos y como efecto boomerang con los que les rodean.

Sufren también del síndrome de anticipación a todos los posibles problemas que se puedan presentar, o a los hipotéticos desórdenes mínimos que puedan surgir ante cualquier cosa. Esto hace que vivan la vida con falta de alegría y espontaneidad, creándose rigidez y tensión, en el interior; y construyendo un exterior con exceso de rigor para situaciones y vivencias simples.

Tienen un exceso de cordura ante todos los desafíos, cosa que les hacen perder la magia de la creatividad y la espontaneidad.

Se da la paradoja que los problemas grandes, o las situaciones profundas emocionales, los hacen huir, pues no pueden ordenarlas. Un ejemplo ilustrativo es que para desahogarse perdiendo el control, necesitan preparar antes el escenario.

Pueden padecer de obsesión con la limpieza, y tener gran habilidad argumentadora cuando se sienten atacados, levantando muros muy altos.

Los Virgo que llegan a darse cuenta de que todo este sistema empobrece su personalidad (ya que se protegen de todo lo nuevo e intenso que llega a sus vidas por medio del escepticismo) se sienten agotados de su polaridad y peso interno, de sobrellevar siempre la pesada carga de una batalla contradictoria entre lo atractivo y lo correcto. Este punto de inflexión es el que da lugar a los cambios necesarios para el equilibrio de las energías, donde se pueden llegar a dar cuenta que para actuar con madurez en el mundo, no es necesario privarse de lo atrayente que contiene la magia de la espontaneidad y la alegría.

La alquimia del cambio para salir de los mecanismos espirales de repetición, les será posible a través de la cualidad innata que poseen de saber administrarse en el servicio de los que les necesitan, con ese orden que les caracteriza, y que hace que fluya todo en armonía sin mucho esfuerzo. En este caso, trabajar en equipo, con altruismo, estará orientado a ser útil y no a recibir afecto, rompiéndose así las contradicciones entre “adentro” y “afuera”. Son generosos de corazón y saben respetar al conjunto, aunque ellos sean los gestores.

LUNA EN LIBRA La energía dominante es una oscilación armónica entre opuestos, con equilibrio. La clave de la belleza en esta luna, radica en el principio de que cada ser es complementario de otros, y en el encuentro desinteresado, se abre el verdadero el SER.

En este sentido, el niño nacido en esta lunación, se equilibra abriéndose a los contactos de conexiones sinceras y verdaderas, sin vueltas de página.

La Luna y los Signos del Zodíaco

La belleza, el acuerdo y la cooperación que existirán en los primeros años, hará que se sienta seguro y protegido: con todas las posibilidades para manifestar sin problemas sus cualidades más profundas. Esta energía protectora, va modificándose luego, con los destinos particulares, adquiriendo diversos matices enriquecedores o dolorosos, dependiendo de la actitud de la persona, pero mantiene su centro de necesidad de encuentros y de compartir desinteresado (normalmente orientado al bien común, ya sea en el círculo familiar o social) intacto.

La madre de la luna en Libra es alguien que nunca está a solas con el hijo, pues la atención a los demás es muy importante para ella. El niño se ve obligado también a atender a estos otros, por el hecho de que son importantes para su madre. El pequeño se alimenta normalmente de un ambiente familiar multitudinario al que hay que complacer, y en unos valores estéticos o de compromiso social.

De adultos suelen ser personas muy sociables, pero dentro de unos marcos muy oficializados, donde el ingenio y la espontaneidad no tiene cabida. Han de ser encantadores, agradables. Al ser estos estereotipos de repetición, también empobrecen la personalidad, y deja nula la emocionalidad, el verdadero sentimiento, la pasión que la belleza necesita para expresarse libremente. Es la llamada: “luna de buenos modales”. Busca en resumen, el no enfrentarse para ser siempre aceptada.

LUNA EN ESCORPIO Aquellos que nacen aspectados por esta luna, lo hacen envueltos en una energía tan intensa como cruda. Son energías de extremos, que se fusionan  para dar lugar a síntesis, por lo que estas personas  adquieren una gran capacidad de transformación continua. Ellos encuentran su seguridad y creatividad en procesos constantes de muertes y renacimientos. Todo esto envuelto la mayoría de las veces en difíciles, complicados y enrevesados mapas psicológicos, cuando se une a las peripecias concretas del destino específico de cada uno.

Son bebés que nacen con dificultades. Normalmente con doble vuelta de cordón en el cuello. Otras veces, de nalgas, o ambas cosas a la vez. En este tercer caso, si se le ha direccionado violentamente, produciéndole dolor al darle la vuelta, porque era lo mejor para él, para salvarle la vida, es fácil comprender que sus experiencias de niños están caracterizadas por el recuerdo celular y la animadversión de una asfixia cuando alguien lo intenta dirigir sin afecto. También sufren desde muy temprano gran ahogo en todos los espacios cerrados o vestidos con ropas de lanas.

Los niños de esta luna son ellos mismos cuando están en la naturaleza interactuando con la magia del entorno, subidos a los árboles, jugando con las nubes o cerca del agua (mar, río, etc) Es normal que conecten con los animales, y que cuiden gusanos para verlos hacerse mariposas; que les entusiasme lo que a otros niños les asusta (como meter las manos en nidos de abejas o serpientes) o jugar con escarabajos, lagartijas, etc. Ellos son dos grandes ojos que viven en estado sorpresivo constante de la belleza y la magia que encuentran en todo. Incrédulos de que nadie la percibe. En silencio total.

Parece que estos nacimientos traumáticos hacen que ya desde pequeños tengan que ejercer un esfuerzo titánico para adaptarse a un mundo que les provocará fuertes conflictos internos, algo que en la adultez se convertirá en patológico la mayoría de las veces, ocasionándoles enfermedades por el desgaste emocional, a causa de tener que hacer incursiones obligadas en un mundo que nada tiene que ver con ellos. Cuentan con el incentivo que les salva siempre aunque sufran mucho: el refugio en su rico mundo interno.

La energía materna que recibirán, no les ayudará a lo largo de la vida. Suelen venir a través de madres que desean todo de ellos hasta sacarlos, como si fueran una extensión de ella misma, sin importar que el hijo pierda su identidad propia: los hijos le pertenecen, como una inversión que ha de dar positivos en el banco de las exigencias, caprichos o deseos personales. Intentan direccionarlos toda la niñez con la violencia, la manipulación, el abuso y el engaño.

Son niños que tienen que madurar antes de tiempo a causa de la invasión y acoso que sufren dentro del núcleo familiar (revestido la mayoría de las veces de cuidados materiales) y ante el cual responden con belicosidad. Los que son más despiertos saben que no pueden quedar atrapados en ese mundo de chantajes ambivalentes, y salen pronto (normalmente en la inexperta adolescencia) de la colectividad familiar.

La figura masculina de la niñez suele desentenderse, y el niño vive todo con temor de quedar a merced de ese ser frío, omnipotente, todopoderoso y extraño que es la madre.

De adultos igualmente sufren muchos abusos revestidos de chantajes emocionales. Poner límites a éstos y escapar, es el patrón básico de estas personas. Protegerse del mundo desde su núcleo inaccesible, es una de las estrategias que les  ofrece mayor seguridad.

Todo esto hace de las vivencias expectantes de esta luna, que sea como un canceriano en su refugio, pero elevado a la quinta potencia.

Cuando la persona consciente que está envuelta en estas energías despierta, es alguien que se descubre dotada  para acompañar y dar afecto donde existan altos niveles de dolor y sufrimiento, especialmente en el mundo infantil, y ahí es donde se sana a sí misma. También está capacitada  para ayudar a otros (apoyándose igualmente)  en sus transiciones renovadoras. Son excelentes terapeutas y están llamados en numerosos casos, con fuerte vocación de destino, a cuidar animales, niños, árboles y a acompañar personas  moribundas en su tránsito.

LUNA EN SAGITARIO Esta luna propicia la energía de la expansión, por lo que los niños nacidos en ella, se beneficiarán en el  movimiento de enfrentarse a la vida con optimismo.

Suelen venir al mundo a través de mujeres adecuadas al ambiente afectivo que ellos necesitan para desarrollarse. Son madres que confían en ellos, acompañándolos en la distancia, haciendo asequible y fácil sus necesidades y deseos. También son madrazas que otorgan mucho espacio propio, lo cual los estimula en su tendencia natural de explorar el mundo. Toda esta abundancia afectiva, configura un adulto con reservas energéticas emocionales para experimentar los avatares de la existencia. La familia en general es también portadora de optimismo y confianza.

De adultos son personas que se sienten seguros y protegidos, y la mera posibilidad de frustración, no entra en su patrón básico de vida. La seguridad la tienen asociada al buen humor constante, a la alegría. Son personas con tendencias a viajar: a tomar distancias de los problemas.

Saben contagiar optimismo a la colectividad en la que se mueven, siendo muy valorados por el enfoque positivo que dan a todo lo negativo o dificultoso. Son muy solicitados y populares.

A veces, este exceso de optimismo les lleva a ser un poco inconscientes o un mucho confiados, y cometen equivocaciones que los demás califican como de personas ligeras de cascos.

Son inquietos e investigadores: les gusta experimentarlo todo, y dan la impresión de no temerle a nada.

Sus grandes cualidades cuando trascienden las sombras son: el despoje de la excesiva idealización, de la fantasía, y la de conectarse sincera y generosamente con la creatividad. También un altruismo verdadero, no de escaparate.

LUNA EN CAPRICORNIO El aspecto energético se caracteriza aquí por las contradicciones: es al mismo tiempo vulnerable y posibilitadora.

La energía dominante que reciba de la madre puede ser fría y de poco contacto, y el entorno en general muy austero de afectos, con gran ausencia de lo masculino.

Así, la energía capricorniana es proclive para que el ser que nace bajo ella esté capacitado para cuidar de sí mismo, pudiendo soportar grandes sacrificios con el fin de poder alcanzar sus objetivos. Tendrán que ser su propio soporte emocional.

De pequeños pueden padecer inseguridad y problemas de expresión, el más común es cualquier nivel de tartamudez, o lentitud en la comunicación por problemas de conexión entre lo que piensan o lo que entienden, y lo que quieren decir.

Serán adultos que acusarán muchos conflictos para sentirse aceptados. Convivirán con la base del patrón emocional de no haber sido amados en la niñez.

Lo que más les cuesta es abrirse afectivamente. Normalmente viven en una confusión constante entre la madurez y la infancia.

Cuando se abran a la afectividad que reside en su presente, se llegarán a convertir en auténticos talentos. Principalmente descubrir su gran capacidad para estar solos, algo que no tiene que ver con el aislamiento, sino con saber permanecer a solas consigo mismos, sin depender de los demás a niveles emocionales o mentales.

LUNA EN ACUARIO Energía fundamentalmente creativa con gran necesidad de encerrarse en sí mismos para enriquecer las expresiones artísticas. La renovación es el movimiento constante.

La madre será algo versátil: distante y cercana, ausente y presente, inmensa y vacía. El hábito emocional del niño será por tanto la intermitencia. Un acontecimiento predecible en los primeros años de la vida del niño es que sea dejado al cuidado de algún familiar cariñoso, que lo criará o compartirá con él más tiempo que la madre biológica.

Son personas con fuertes sentimientos de no pertenecer al lugar donde están, es decir: sensación de adaptabilidad constante, inadecuación con sus causas angustiantes subyacentes.

Estas angustias pueden llegar a ser espasmódicas y sufrirse a la altura del diafragma como un auténtico corte energético.

Son personas que suelen transmitir transparencia, sociabilidad, altruismo. De mente abierta, actitud que en realidad enmascara a un niño angustiado que profetiza y siente situaciones emocionales conflictivas y tienden al escapismo, a tomar reales distancias de ellas. En contraposición pueden ser objeto de grandes afectos grupales correspondidos.

Tienen normalmente gran ingenuidad emocional debido a la desconexión que practican con respecto a la realidad, por cuanto frecuentemente se sienten atacados por los otros.

Cuando son capaces de trascender estas desarmonías de sus energías, son personas dotadas para vincularse con los demás en igualdad, compartiendo emocionalmente sin la necesidad de ser adorados continuamente. Pueden entonces tener intimidad con los otros con total espontaneidad y libertad. Son intuitivos y buenos terapeutas, que pueden acompañar a los sufrientes desde la impersonalidad, perdiendo el miedo que padecen a que dependan de ellos o que los otros les controlen.

El verdadero significado de la Luna

LUNA EN PISCIS La característica energética predominante es la de principios y finales. Desde niños son de constitución psíquica compleja, y nacieron aspectados bajo todo lo que significa ser un medio de protección de aquellos que lo necesitan. El atributo destacado de esta luna es la protección universal de todo lo viviente.

Vienen a través de madres cariñosas que los tratan con ternura, donde todo está dado y todo es posible. Ellos entran en contacto real con el principio materno de seguridad y cariño. Podríamos decir que a través del inconsciente de estos infantes, circulan los mensajes de la Madre Universal.

Su sensibilidad natural les hace absorberse con las plantas, los animales, las piedras. Este mundo les es atrayente y les resulta seguro al mismo nivel que la lunación de Escorpio.

Hay que comprenderlos distinguiendo las construcciones de la fantasía, de lo que realmente percibe una sensibilidad poco común. Es por esta incomprensión de la  densa realidad, que ellos llevan la fantasía de su mundo con gran dificultad. El entramado de su sensibilidad queda totalmente fuera de las vivencias normales y cotidianas.

Si saben recurrir a la sabiduría maternal en sus momentos de crisis, encuentran el consuelo y la felicidad.

Integrar toda esta sensibilidad en la vida de adultos, es el gran reto de estas personas, ya que tienden a construir en su interior un mundo inaccesible.

En el diálogo interno de las vivencias en el mundo de Peter Pan, y la realidad de los adultos, desgastan a veces demasiadas energías y buscan consuelo rápido en cualquier cosa que pueda prometerlo, aunque sea temporal.

Los hombres nacidos bajo este aspecto lunar tienen más problemas, pues han de ocultar sus mundos de fantasías para adecuarse a una sociedad donde el matrimonio sagrado masculinidad-sensibilidad está totalmente castrado. El tener que actuar tras máscaras duras y silenciosas puede llevarlos a la depresión o a las mal llamadas “adicciones”.

Ellos pueden trascender todas estas desarmonías intentando no caer en las fáciles melancolías de felicidad, volviéndose para su interior, y buscando la sabiduría ancestral maternal que vive en los recónditos substratos del auténtico SER.

Me gusta Alicia Galván
Me gusta

A 10 personas les gusta esto.