Concurso Halloween 2018. Consigue hasta 50 Minutos Gratis de Tarot
Tarot Alicia Galván

Llama Ahora

1-877-999-2004
Tarot Alicia Galván

Llamada Toll Free, coste del servicio de consulta de Tarot mediante pago con tarjeta de crédito/débito a 1,10 € por minuto, impuestos incluídos.Servicio exclusivo para mayores de 18 años.

1-888-582-5424
Tarot Alicia Galván

Llamada Toll Free, coste del servicio de consulta de Tarot mediante pago con tarjeta de crédito/débito a 1,10 € por minuto, impuestos incluídos.Servicio exclusivo para mayores de 18 años.

Facebook Tarot Alicia GalvánWhatsapp Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia Galván

Visitas de la sección La quema de las Brujas1.812 Visitas

Visitas de la sección La quema de las Brujas 0 Comentarios

Publicidad Alicia Galván. Anúnciate.

Se acerca la época de Halloween, también conocida cómo Noche de Brujas y que tiene su origen en una festividad céltica conocida como Samhain. Los antiguos celtas creían que la línea que une a este mundo con el Más Allá se estrechaba con la llegada del Samhain. Las hogueras también desempeñaron un papel importante en esta festividad. Estas fiestas que eran paganas en un principio como tantas otras, se cristianizaron y representaron el comienzo de la quema de las Brujas que, en resumidas cuentas, para la Iglesia , bruja era toda aquella mujer que ponía resistencia a abandonar sus religiones y no quisiera convertirse al catolicismo.

A las mujeres se las acusaba de brujas y las quemaban porque eran ellas las que sabían las propiedades de las plantas medicinales, afrodisíacas y alucinógenas. Eran alquimistas y sabias y por eso mismo suponían el mayor enemigo de la Iglesia Católica en la época de la Inquisición. La Iglesia quería obtener el poder absoluto a toda costa y las mujeres representaban un peligro para dicho objetivo, eso sumado a un odio irracional hacia todo lo que representara a las energías femeninas. Era un abuso de poder total.

Mucho está relacionado con el miedo al poder de la mujer, y la necesidad de eliminar esta sabiduría del planeta. La Inquisición fue un eficiente control social, tanto para la Iglesia, como para el Estado. Representó la erradicación de las reminiscencias de lo que había sido la religión Celta y los Druidas, basada en el culto a la Naturaleza y el uso de hierbas y pociones tanto para curar como para tener contacto con los espíritus. La cultura Celta tenía bastante de matriarcal y las sacerdotisas se equiparaban con los varones. Por esto las mujeres paganas representaban un peligro, por poner en jaque el pensamiento y la religión que los eclesiásticos querían imponer a todo el mundo como única verdad auténtica, basado en el patriarcado, con una postura machista y dejando a la mujer relegada a una posición social inferior, cuyo único destino debía ser el de parir hijos y criarlos.

el legado mágico de las brujas

Las Brujas en la Inquisición

Las primeras condenas hacia las brujas se realizan en el siglo XIII, con la aparición de la Inquisición. Si bien la creencia en la brujería es un viejo fenómeno universal, recién es con el cristianismo que se comienza a perseguir las artes de las brujas como algo maligno y aparece la brujería demoníaca. Hasta ese momento los magos, nigromantes y brujos habían existido en toda Europa, Asia y África sin ser perseguidos. Su magia era considerada magia blanca y no una herejía.

Asesinando y torturando a cualquiera que ofreciera una explicación contraria a la Iglesia, ésta se garantizaba de que nadie dudara de su poder, haciendo abuso del mismo y manipulando al pueblo a través de la filosofía del miedo. No habría escisiones religiosas, paganismo, etc, sólo era válida la religión Católica. Tanto los herejes que, en general, sostenían algo “teórico” contrario a la iglesia, y a las supuestas brujas, se les quemaba cuando tenían comportamientos relacionados con creencias paganas o farmacológicas diversas.

La iglesia se apoyaba en que todo culto pagano era dirigido por el mismo demonio y ellos representaban la única salvación para liberarlos de todo mal. Por ello se castigaba muy severa y públicamente tanto a herejes como a brujas, con la quema en hogueras a la vista de todo el pueblo. El resto de delitos no tenían esa pena porque no ponían en entredicho la doctrina católica.

No es hasta mediados del siglo XVII que la quema de Brujas cesa en Europa, pero seguiría aún presente en el Nuevo Mundo.

Me gusta Alicia Galván
Me gusta

A 3 personas les gusta esto.

Etiquetas relacionadas con esta publicación: