Tarot Alicia Galván

Llama Ahora

1-877-999-2004
Tarot Alicia Galván

Llamada Toll Free, coste del servicio de consulta de Tarot mediante pago con tarjeta de crédito/débito a 1,10 € por minuto, impuestos incluídos.Servicio exclusivo para mayores de 18 años.

1-888-582-5424
Tarot Alicia Galván

Llamada Toll Free, coste del servicio de consulta de Tarot mediante pago con tarjeta de crédito/débito a 1,10 € por minuto, impuestos incluídos.Servicio exclusivo para mayores de 18 años.

Facebook Tarot Alicia GalvánWhatsapp Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia Galván

Visitas de la sección Esas “ primera vez ” que nos marcan para siempre21.162 Visitas

Visitas de la sección Esas “ primera vez ” que nos marcan para siempre 0 Comentarios

Publicidad Alicia Galván. Anúnciate.

Existen primeras veces que suelen representar un antes y un después en nuestra vida. La primera vez siempre tiene un cierto halo de “je ne sais quoi”, de ensueño, de un anhelo perenne que mezcla miedo, ilusión y excitación a partes iguales por lo desconocido, por experimentar una nueva vivencia que archivar en el baúl personal de los recuerdos. Y es que nadie escapa a ese influjo característico de la primera vez.

Aunque evidentemente para cada cuál es diferente y hay de todo tipo, y también para algunos pueden llegar a ser incluso experiencias traumáticas, hay inicios que, para bien o para mal, jamás se olvidan. Nos detendremos en esas primeras veces que conforman nuestro particular universo íntimo de cuando nos relacionamos, que son tal vez las más comunes a la mayoría de los mortales, aunque claro está para vivir primeras veces no existe límite alguno.

La primera vez que vamos al cole

El primer día del colegio supone de manera simbólica para los niños la primera emancipación de los padres, de alejarse de su ala de protección y adentrarse en un nuevo “mundo” que representa el primer paso para convertirse en un ser social y de relación con otros niños de su misma edad, y que a lo largo de su infancia y adolescencia, será el lugar dónde crecerá y se desarrollará a nivel de relaciones.

La escuela es el lugar dónde entablar los primeros amigos y hasta los primeros amores (amores inocentes, platónicos e inolvidables), personas tan importantes que influirán de forma decisiva en esos primeros pasos fuera del nido familiar, esos mismos amigos que, en ocasiones, estarán presentes y que nos acompañarán para el resto de nuestras vidas.

la primera vez que fui feliz

La primera vez que nos besan

¿Quién no recuerda ese primer beso tan cargado de altas expectativas y que, al final, resultaba casi siempre en un intento fallido, raro o torpe, pero maravilloso al fin y al cabo? Inevitablemente, siempre se mantendrá en nuestro recuerdo esa persona con la que compartimos ese momento tan especial.

Pero en cuestiones de besos, no hay color y siempre existirán otras primeras veces que pueden marcarnos más que ese primer beso de nuestra vida. Porque con cada persona que nos besamos será diferente, se sentirá distinto y según con quién nos besemos será único e irrepetible, o simplemente serán olvidados sin pena ni gloria.

los besos de la primera vez

La primera vez que nos enamoramos

Sentir por primera vez esas míticas mariposas en el estómago, esas primeras sensaciones de perder la noción del tiempo, de que no exista otra cosa dentro de tus intereses que esa persona tan especial, que ella pase a ser tu mundo entero. Esa persona que ocupa nuestro primer pensamiento al despertar y el último antes de sumergirnos en el sueño. Cuando nos enamoramos por primera vez lo vemos todo de color de rosa y parecemos tontos de remate.

Esa persona que nos hace perder el norte, de sentir que alzamos el vuelo, que acelera nuestro corazón y nos hace caer en la desesperación si nos alejamos de ella. Se vive mucho estrés, mucho éxtasis, mucha euforia, mucho drama, mucho de todo cuando nos enamoramos por vez primera. El primer amor jamás se olvida, esto es así.

Publicidad Alicia Galván. Anúnciate.

primera vez enamorados

La primera vez que tenemos sexo

También es imposible olvidar ese momento en el que perdemos la virginidad, en el que entregamos nuestro cuerpo a alguien por vez primera, en el que se mezclan tantas nervios dudas e inseguridades, tantos mitos y miedos, tantas ilusiones y expectación, conformando un cóctel molotov, a veces explosivo, a veces tierno, a veces traumático, a veces tremendamente decepcionante o frustrante una vez consumado.

Ese mítico momento en el que, de repente, algo tan simple como un preservativo puede suponer un logro o un cubo de Rubik en nuestras torpes manos, intentando entender su código oculto a nuestra nula experiencia. El terreno sexual es amplio y dentro de él mismo siempre habrán muchas primeras veces que experimentar, tanto si es con otras personas, como con la misma. Y para muchos prácticamente representa “la primera vez” por excelencia más anecdótica de nuestras vidas.

primera vez en tus manos

La primera vez que hacemos el amor

Y es que vamos a dejar claro, de una vez por todas, que no es lo mismo tener sexo que hacer el amor. Cuando tenemos sexo, entregamos nuestro cuerpo, pero cuando hacemos el amor entregamos también nuestra alma y, además, es algo recíproco y mutuo. Y no nos estamos refiriendo tampoco a la primera vez que experimentamos un orgasmo, que dicho sea de paso, también puede conformar para muchos una primera vez histórica dentro de su currículum personal de primeras veces memorables.

Una cosa es perder la virginidad y otra muy distinta es consumar un acto íntimo dónde los amantes consiguen hacerse uno, la primera vez que sienten al estar con alguien que no existen fronteras delimitadas por sus cuerpos, porque no se unen sólo éstos, se han unido las almas y experimentan el más puro amor a través del éxtasis.

Me gusta Alicia Galván
Me gusta

A 55 personas les gusta esto.

Etiquetas relacionadas con esta publicación: