Tarot Alicia Galván

Llama Ahora

1-877-999-2004
Tarot Alicia Galván

Llamada Toll Free, coste del servicio de consulta de Tarot mediante pago con tarjeta de crédito/débito a 1,10 € por minuto, impuestos incluídos.Servicio exclusivo para mayores de 18 años.

1-888-582-5424
Tarot Alicia Galván

Llamada Toll Free, coste del servicio de consulta de Tarot mediante pago con tarjeta de crédito/débito a 1,10 € por minuto, impuestos incluídos.Servicio exclusivo para mayores de 18 años.

Facebook Tarot Alicia GalvánWhatsapp Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia Galván

Visitas de la sección Las Mujeres Templarias14.705 Visitas

Visitas de la sección Las Mujeres Templarias 1 Comentarios

Publicidad Alicia Galván. Anúnciate.

Muchos misterios existen alrededor de la mítica Orden de los Caballeros Templarios, uno de ellos es si también a esta orden se afiliaron las mujeres templarias y cual fue el papel que desempeñaron dentro de la misma.

La célebre Orden de los Templarios, cuyo verdadero nombre era Orden de los Pobres Caballeros de Cristo y del Templo de Salomón estaba constituida por monjes guerreros cuya misión en sus orígenes era la protección de los peregrinos hacia Tierra Santa, el Reino de Jerusalén.

mujeres templarias y el santo grial

Las Cruzadas y la Orden del Temple

Tras la primera Cruzada, nueve caballeros fundaron esta mítica orden allá por el año 1.118, y su nombre representaba claramente la condición económica que poseían estos hombres. Durante casi dos siglos fue ganando en fuerza  y riquezas, acumulando un ejército cada vez mayor y más cualificado, unido a las  encomiendas que eran donadas en beneficio de la causa templaria durante las siguientes Cruzadas, llegando a ser temidos por muchos gracias a su poder, incluso por la iglesia vigente.

Así en el año 1.312 la orden es disuelta por el Papa Clemente V por mandato del entonces rey de Francia, Felipe IV, llevando a la hoguera a un centenar de caballeros junto con su último Gran Maestre, Jaques de Molay, tras un período de torturas en dónde los templarios confesaron varios delitos y todo tipo de barbaridades que les impugnaba como herejes.

Hasta aquí, en resumidas cuentas, es la parte histórica, pero la Orden de los Templarios va más allá de unos datos, ya que desde su supuesta desaparición, su verdadera historia está unida a la leyenda y a los misterios que ésta encierran. Toda clase de hipótesis se han ido engendrando sobre quienes eran realmente estos monjes. Pero la pregunta que ahora y aquí nos interesa es averiguar si realmente hubo mujeres templarias que también formaran parte de la Orden, y ésta es precisamente la que trataremos en este artículo.

mujeres templarias y guerreras

¿Existieron realmente las mujeres templarias?

El primer supuesto de la posible existencia de las mujeres templarias es la que otorgan muchos historiadores acerca de las monjas que hacían las funciones de enfermería, confeccionaban los uniformes del ejército cristiano y se dedicaban a las labores de ganadería y cultivo en los terrenos de los feudos encomendados. Pero vivían totalmente aparte de los hombres, sin tener contacto alguno con los mismos.

Otras hipótesis barajan que la única posibilidad que tenían las mujeres de tener algo que ver con la Orden era haciendo de cooperadoras con la misma, proveyendo con donaciones y encomiendas, algunas de forma directa, entregando sus propios feudos por la causa cristiana, citemos por ejemplo a una dama de nombre Azalais, de cuya encomienda hay testimonio escrito, entregándose en cuerpo y alma a Dios y a la Santa Caballería de Jerusalén a cambio de su feudo en Villamolaque.

Y otras, de forma indirecta, haciendo la labor de hermanas de la caridad influyendo en los nobles para que accedieran a prestar su tan apreciada ayuda económica, tal es el caso de la madre Inés, abadesa de Camaldules de Saint-Michael del Ermo que se afilió junto a su comunidad a la Orden.

Publicidad

servicio de las mujeres templarias

Algunos sin embargo, van más allá en posibilidades y hay quienes aseguran que las mujeres no sólo formaban parte de la Orden como monjas, sino como guerreras que iban al campo de batalla igual que los hombres.

Existe un documento árabe, que data del siglo XI, dónde describe el ataque de los cristianos a los musulmanes en la batalla de las Navas de Tolosa y en él expresaba en el siguiente párrafo algo que no deja lugar a dudas:

“ …los contingentes templarios lucharon con gran coraje…… estimulados por las hazañas de sus compañeras”.

En realidad, esto hoy en día cuesta creer pero lo cierto es que hay bastantes datos bibliográficos en los que constan que las mujeres de otras épocas, tales como los druidas, los griegos antiguos y los egipcios, no hacían distinción entre hombres y mujeres a la hora de quien era digno de morir en combate.

También en épocas más recientes, hay casos, tan famosos como el de Juana de Arco, que lideraba tropas por la causa cristiana también, poco más de un siglo después de la disolución de la Orden, aunque claro está las circunstancias no eran la mismas, y la desdichada santa también obtuvo el trágico final de sus hermanos templarios.

mujeres templarias y santas

Las mujeres templarias como símbolo supremo del Santo Grial

Otra hipótesis que se baraja es que el papel fundamental de las mujeres dentro de la Orden es que representaban algo sagrado, eran adoradores de la Virgen María y de María Magdalena, y por ello hicieron  construir numerosos templos y catedrales en su nombre.

Sus oraciones diarias también eran por Dios y por Nuestra Señora, creyendo que la susodicha no era otra que la Virgen María, pero hay teorías que indican que en realidad, en el origen mismo de la creación de la Orden de los Templarios, la verdadera razón era la de proteger a toda costa las reminiscencias de la Gran Diosa prehistórica, que tras milenios de ocultamiento y olvido tras la nueva instauración del poder patriarcal y a través del comienzo de la era cristiana y de la iglesia como instrumento de un Dios masculino y monoteísta, habían sumido en las tinieblas al noble legado de una sabiduría ancestral, reinstaurando así el respeto perdido hacia el principio del eterno femenino, de la naturaleza y el cosmos.

Y quizás eso es lo que representaría el tan famoso Santo Grial. Hay quienes aseguran que las catedrales templarias representan a la mujer, en posición de dar a luz, viendo a las dos torres principales y la entrada en forma de vagina, y el rosetón como el chacra raíz, portador de la luz universal.

mujeres templarias y la orden de sion

Todos estos supuestos conforman las posibles hipótesis de que las mujeres templarias o “damas templarias”, (como sería justo llamarlas de acuerdo a sus famosos homólogos caballeros) existieran realmente, pero lo que no está aun muy claro es qué papel desempeñaban en realidad.

La última opción es la de que en realidad estas mujeres formaron a parte otra sociedad paralela a la Orden Templaria, conocida como El Priorato de Sión, nombre bastante evocado en los últimos años y bien conocido gracias a las literarias novelas de ficción como El Código da Vinci.

Aunque esta posibilidad realmente es bastante remota y de difícil comprobación, ya que en todo caso, hubiese estado oculta desde sus inicios, y si existe o existió, a pesar de los intentos de fraude llevados a cabo por un tal Pierre Plantard, el cuál alardeaba ser el legítimo último Gran Maestre, no lo podremos saber hasta que salgan a la luz y la verdad sea por fin descubierta.

mujeres templarias y masoneria

Guardar

Me gusta Alicia Galván
Me gusta

A 68 personas les gusta esto.

Etiquetas relacionadas con esta publicación: