Tarot Alicia Galván

Llama Ahora

1-877-999-2004
Tarot Alicia Galván

Llamada Toll Free, coste del servicio de consulta de Tarot mediante pago con tarjeta de crédito/débito a 1,10 € por minuto, impuestos incluídos.Servicio exclusivo para mayores de 18 años.

1-888-582-5424
Tarot Alicia Galván

Llamada Toll Free, coste del servicio de consulta de Tarot mediante pago con tarjeta de crédito/débito a 1,10 € por minuto, impuestos incluídos.Servicio exclusivo para mayores de 18 años.

Facebook Tarot Alicia GalvánWhatsapp Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia Galván

Visitas de la sección Los síntomas del flechazo11.908 Visitas

Visitas de la sección Los síntomas del flechazo 0 Comentarios

Publicidad Alicia Galván. Anúnciate.

Cada vez que una flecha de Cupido nos atraviesa el corazón se producen síntomas físicos que nos suben a una montaña rusa de sensaciones, las cuáles ocurren en un tiempo vertiginoso. En el cerebro se disparan todas las alarmas y la mente se pone al servicio para restaurar el caos producido por el flechazo instantáneo.

Químicamente hablando, lo que nos ocurre cuando nos enamoramos es que el cerebro va formando un mapa mental amoroso que se manifiesta por medio de mensajeros químicos (hormonas), que se perciben en estructuras especializadas llamadas receptores, y que a su vez, generan respuestas químicas en cascada que son incontrolables y que promueven una conducta explosiva llamada flechazo, la cuál se divide en cuatro etapas.

flechazo instantaneo

1. Primera impresión

Nuestros sentidos son la puerta de entrada para todo lo que ocurre fuera de nosotros, en el amor no hay excepción: una vez que el flechazo de Cupido se ha introducido dentro de nosotros, comienza la batalla química y hormonal. Encontrar a la persona que nos atraiga es el primer paso, y es también una responsabilidad que suele atribuirse al sentido de la vista.

Pero, a veces, se dice que el amor es ciego, y es porque entra por las fosas nasales, nosotros no nos damos cuenta, pero cada persona tiene una combinación diferente de feromonas, que son las hormonas de la atracción.

Las feromonas de todos no nos atraen, pero algún día, una mezcla en especial nos llama la atención. Luego de eso deseamos buscar con los ojos, a la persona que nos ha atraído. Cuando se tiene al blanco en la mira y se produce el contacto visual, una descarga eléctrica pone al cerebro en un estado especial que despierta a un conjunto de células en el sistema límbico, que secretan a su vez una sustancia conocida como feniletilamina.

flechazo de cupido

2. Atracción irresistible

La feniletilamina se esparce por todo el cerebro y orquesta el caos llamado enamoramiento. Inicialmente, provoca un estado de semi-inconciencia, en el cual se suspenden todas las acciones cerebrales. La vista, que generalmente es periférica, se vuelve central, enfocando como entre nubes al objeto causante del caos, es decir, esa persona que te ha hecho perder el control sobre tu vida.

Se pierde el oído y, por ende, el habla, no hay sensación térmica en la piel ni equilibrio y se turba la coordinación de ideas y de movimiento. El cerebro juega trucos, al dejar de oír, ya que sólo se distinguen sonidos internos, como las palpitaciones o los ruidos intestinales. Sin embargo, nuestro cerebro no puede quedarse así, todo el caos dura menos de un segundo (caeríamos por la falta de equilibrio), es momento de que el cerebro tome las riendas del cuerpo.

Para recuperar el control, el cerebro secreta dopamina o norepinefrina, ambos neurotransmisores, que estimulan al hipotálamo. Este último se comunica químicamente con la hipófisis, de ahí a la tiroides, luego al páncreas, las glándulas suprarrenales, y después, en el caso de las mujeres, con los ovarios, en el caso de los hombres, con los testículos.

Publicidad Alicia Galván. Anúnciate.

Al final de la comunicación química ocurre: cierre de vasos sanguíneos, venas y arterias periféricas, aumento de presión arterial, ligero aumento de temperatura, escalofríos, sudoración principalmente en cara y manos, aumento de frecuencia respiratoria, y por consiguiente, suspiros, al aumentar la frecuencia cardíaca se siente un vuelco, éste es el origen del “flechazo de Cupido”.

Después viene un aumento de glucosa en la sangre, dilatación de pupila, y contracción de estómago e intestino, lo que se interpreta como “mariposas en el estómago”. Todo junto forma lo conocido como arrebato sentimental. El cuerpo se arquea y todo parece una fiesta, y sí lo es, pero es pura química.

has tenido un flechazo

3. Afecto o enamoramiento

Una vez que el primer encuentro acaba, el cerebro debe controlar el caos en el que se vio envuelto, es decir, nivelar las sustancias que fueron secretadas. Para ello se activan los calmantes naturales por excelencia: endorfinas y encefalinas. Ambas son una auténtica droga, de hecho son los opiáceos del cerebro, y se esparcen para tranquilizar los órganos alterados; producen tranquilidad, calma, gozo y alegría, la risa en el rostro es inconfundible.

El cerebro sabe que debe controlar las variaciones de temperatura y sobre todo de azúcar, por lo cual el páncreas secreta insulina, de esa manera se transporta la glucosa a los tejidos para metabolizarse, y así el organismo se tranquiliza. Sin embargo cuando bajan los niveles de glucosa hay una nueva señal: serotonina, traducida como la necesidad de algo dulce.

En los hombres, la señal es casi imperceptible, y a la larga produce bajada de peso, en cambio, para las mujeres, la necesidad de azúcar es imperiosa y puede provocar un aumento de peso. Después de todos estos procesos químicos, se produce oxitocina, conocida como “el péptido del amor” o “sustancia del abrazo”,  que genera la urgencia de la sensación táctil, del contacto directo con la persona amada.

En el caso de la amistad, se cierra el ciclo y puede convertirse en una relación duradera. Sin embargo, para el enamoramiento, se necesita cada vez más el intercambio químico; así se llega al beso, donde olor y sabor se juntan, provocando una memoria a muy largo plazo.

flechazo en el amor

4.  Del flechazo inicial a la pasión

El proceso amoroso es como una bola de nieve que rueda por una pendiente: cada vez más grande e incontenible. Luego el ciclo se cierra, para culminar con las relaciones sexuales. Para ello los impulsos eróticos serán cada vez más intensos y con intervalos más cortos.

Las glándulas suprarrenales aumentaran su producción de testosterona tanto en hombres como en mujeres. En el caso de los hombres, la cantidad de testosterona aumentará mucho, ya que se sumará a la aportada por los testículos, ocasionando la llamada “valentía territorial” (seria, el aumento de testosterona, en el hombre) que servirá contra posibles contrincantes y una veloz iniciativa para presionar a la pareja.

Para las mujeres esa pequeña diferencia en el aumento de testosterona provoca una especie de ceguera en el juicio y toma de decisiones, motivo por el cual no se oyen consejos y lo único en mente es estar con la pareja, aumentar el contacto físico y tener relaciones sexuales y con esto se cierra el ciclo amoroso.

¡Así que ya sabes, si te enamoras o eres víctima de un flechazo, recuerda que todo es un proceso químico de alto voltaje!

Me gusta Alicia Galván
Me gusta

A 42 personas les gusta esto.

Etiquetas relacionadas con esta publicación: