Tarot Alicia Galván

Llama Ahora

1-877-999-2004
Tarot Alicia Galván

Llamada Toll Free, coste del servicio de consulta de Tarot mediante pago con tarjeta de crédito/débito a 1,10 € por minuto, impuestos incluídos.Servicio exclusivo para mayores de 18 años.

1-888-582-5424
Tarot Alicia Galván

Llamada Toll Free, coste del servicio de consulta de Tarot mediante pago con tarjeta de crédito/débito a 1,10 € por minuto, impuestos incluídos.Servicio exclusivo para mayores de 18 años.

Facebook Tarot Alicia GalvánWhatsapp Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia Galván

Visitas de la sección La influencia de la gente tóxica2.253 Visitas

Visitas de la sección La influencia de la gente tóxica 1 Comentarios

Publicidad Alicia Galván. Anúnciate.

Aunque no nos demos cuenta existe una cantidad de personas que se denominan gente tóxica. Gracias a dos best seller, uno “Toxic People”(1997) de la especialista en comunicación y asesora de imagen Lilian Glass y otro del sexólogo y pastor de la iglesia bautista argentino, Bernardo Stamateas, Gente Tóxica (2013) pusieron de moda un término para clasificar a ciertas personas llamado “Gente Tóxica”, los llamaron “Vampiros emocionales” gente que debido a actitudes negativas y pesadas nos chupan la energía, gente que nos tiene envidia, gente que siempre se está quejando, gente que nos quiere controlar. En fin, gente “mala” para lo cual crearon unos manuales que parecen una especie de Biblia de la defensa personal en el campo emocional. A nosotros nos parece, que esa clasificación de nuestros semejantes en “gente tóxica” debido a actitudes en las que todos podemos caer, es un poco exagerada y tendente a la paranoia. De hecho, explota las inseguridades de gente temerosa y desconfiada. Los seres humanos somos tan simples como una sustancia o un producto. No podemos desechar a los demás porque sean un poco fastidiosos.

Todos hemos conocido neuróticos, hipocondriacos, miedosos y pesimistas entrañables. Gente que queremos a pesar de esta nueva moda de llamar a nuestro semejantes “tóxicos”. Cualquiera puede ser tóxico en un momento dado. A veces pasamos por depresiones, por miedos o por inseguridades. Mala suerte si tenemos un amigo que acaba de leer “Gente Tóxica “ y nos empieza a mirar raro y nos trata mal acusándonos de tóxicos, sin darse cuenta que el tóxico es él por estarnos juzgando tan duramente en un momento de debilidad. No hay gente “tóxica “como tal. Si bien, en nuestra sociedad existen los sociópatas o los perversos narcisistas, es sólo un uno por ciento de la población. Siempre habrá en algún lugar una de estas criaturas depredadoras dispuesta a escalar los más altos puestos en la escala empresarial, o a dejar a familias enteras sin hogar a cambio de unas acciones, o amantes perversos dispuestos a manipular y maltratar a sus víctimas hasta el asesinato; nos encontraremos con trepadores y tramposos. Pero esa es una minoría. La mayoría de las veces, la gente pesimista o negativa está tan hundida en su propia depresión que no está pensando en hacernos daño. Si bien esta gente puede influenciarnos y trasmitirnos sus miedos (las emociones se contagian) esta gente sólo será “tóxica” para nosotros, si tenemos propensión a estarnos dejando imbuir por las realidades de los demás. Si no estamos en nuestro propio centro. Sino reconocemos nuestra propia energía.

La gente “tóxica” sólo le hace daño a quienes están en un estado de vulnerabilidad porque han perdido su norte. Una relación de dependencia con un manipulador es responsabilidad tanto del manipulador, como de la víctima. Si bien es cierto, que hay gente que sin tener ninguna responsabilidad puede caer en manos de un psicópata peligroso, la mayoría de las veces la “Toxicidad” de los demás sólo nos revelará una fase de nuestra propia debilidad. Pero, aún así, digamos que los casos más extremos de “Gente tóxica” se los dejamos a Discovery Investigación y nosotros nos limitaremos a hacer un recorrido por esas actitudes tóxicas más habituales , en las que todos podemos caer y pueden terminar haciéndonos la vida a cuadritos.

Gente tóxica y actitudesComo alejarnos de la gente tóxica

  • Comportamiento: Ser demasiado egocéntrico y estar todo el tiempo creyendo que tus problemas son los peores del mundo. Así como pensar que todos te tienen envidia.
  • Visión: Ser negativo, vivir temeroso pensando que algo horrible va a ocurrir. Considerar que todo lo que sucederá es negativo. Y por tanto, estar todo el tiempo quejándote de tu mala suerte.
  • Crítica: Cuestionar y criticar a los demás para sentirte superior. Hablar demasiado, así no sea de ti. Cabe destacar que la verborragia era evitada con celo por todas las culturas y religiones sabias del mundo y el silencio se considera “divino” porque los dioses no hablan con la voz de los hombres.
  • Desconfiado: Vivir con miedo, ser desconfiado.
  • Carácter: Ser mezquino, ser injusto. No ser amable ni amistoso. Vivir aferrándote a sustancias, religiones u opiniones ,de forma radical e intolerante con las ideas de otros.Ser insensible al dolor y las necesidades ajenos. Utilizar a los demás. Juzgar a los demás.

Gente tóxica y remedios

  • Se agradecido: Hay que darse cuenta de todo lo que se tiene y no de todo lo que falta. Lo de ver el vaso medio lleno o medio vacío no es cuento, hay que buscar el lado positivo de las cosas activamente, insistentemente. A veces, regodearse en el dolor y el miedo es sólo miseria espiritual.
  • Practica la virtud: Para el sabio griego Aristóteles, la virtud era la acción más apropiada a la naturaleza de cada ser, es decir, donde el ser se expresaba en toda su plenitud. Así, por ejemplo, la virtud del ojo hace que el ojo sea bueno, y que realice como debe su función porque gracias a la virtud del ojo se ve bien. La misma observación, si se quiere, tiene lugar con la virtud del caballo. Ella es la que le hace buen caballo, a propósito para la carrera, para conducir al jinete y para sostener el choque de los enemigos. Si sucede así en todas las cosas, la virtud en el hombre será esta manera de ser moral, que hace de él un hombre bueno, un hombre de bien, y gracias a la cual sabrá realizar la obra que le es propia.

Por tanto, si liberarnos actitudes tóxicas no sólo será una bendición para los demás, que no nos tendrán que soportar en estados de negatividad, sino que nos permitirá a nosotros mismos desarrollarnos en toda nuestra potencialidad y no quedarnos atrapados en esas trampas de nuestro inconsciente que durante algunos períodos de nuestra vida (después de una ruptura o una crisis personal, o en momentos de debilidad o enfermedad ) pueden limitarnos y dejarnos atrapados en círculos “tóxicos” de los que después necesitaremos ayuda para salir.

 

Me gusta Alicia Galván
Me gusta

A 9 personas les gusta esto.