Tarot Alicia Galván

Llama Ahora

1-877-999-2004
Tarot Alicia Galván

Llamada Toll Free, coste del servicio de consulta de Tarot mediante pago con tarjeta de crédito/débito a 1,10 € por minuto, impuestos incluídos.Servicio exclusivo para mayores de 18 años.

1-888-582-5424
Tarot Alicia Galván

Llamada Toll Free, coste del servicio de consulta de Tarot mediante pago con tarjeta de crédito/débito a 1,10 € por minuto, impuestos incluídos.Servicio exclusivo para mayores de 18 años.

Facebook Tarot Alicia GalvánWhatsapp Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia Galván

Visitas de la sección El miedo y sus efectos1.273 Visitas

Visitas de la sección El miedo y sus efectos 0 Comentarios

Publicidad Alicia Galván. Anúnciate.

Primero que nada debemos decir que el miedo es una emoción (desagradable) y también, una respuesta adaptativa y normal ante un peligro real o imaginario, presente o futuro, del que somos capaces todos los seres humanos y también los animales. El miedo sirvió en tiempos remotos de nuestra evolución para protegernos del peligro, ya que genera una serie de reacciones fisiológicas que nos llevan al “combate o la huída”. Por ejemplo: somos Caperucita y estamos sospechando, ante la cama de la abuela, que esta se parece demasiado a un lobo y es más, huele a Lobo Feroz.

El miedo se compone de varios niveles como son la ansiedad y la fobia.

Miedo y consecuencias

  • Organismo: Detiene el sistema inmunitario y cualquier función que no sea primordial, pues hace que la sangre fluya a los músculos mayores, es decir, a las piernas para facilitar la huída y el corazón bombea más rápidamente para llenarnos de adrenalina.
  • Ojos: Nuestros ojos se agrandan para mejorar la visión y las pupilas se dilatan para que pueda entrar más luz en ellas, (En este momento le estamos viendo el hocico lleno de dientes al Lobo obsesivamente) pero algo muy interesante es que los lóbulos frontales, que son los encargados de cambiar nuestra atención de una cosa a otra, se desactivan parcialmente para que podamos concentrar toda nuestra atención en el objeto de nuestro terror. Es decir, es el momento cuando temerosas preguntamos ‘¿ Y esa boca tan llena de colmillos y apestosa, para qué sirve?’ Esa es la primera fase del miedo, la más esencial y primaria y que nos sirvió en otros tiempos, para sobrevivir a los depredadores como a cualquier otro animal.

Ansiedad y síntomasEl miedo se compone de la fobia y la ansiedad

  • Ansiedad: Después del miedo aparece la ansiedad, esta parece una mujercita temerosa porque algo terrible le va a pasar en cualquier momento, puede que le caiga un meteorito en la cabeza, puede que su marido decida abandonarla, puede que la echen sin razón de su trabajo y todas sus metas se pierdan. La ansiedad, aunque no parece nada divertida, cuando es razonable, nos ayuda a sobrevivir el día a día. Por ejemplo si tenemos un examen, pensamos que no lo vamos a aprobar, “ya no nos compraremos el coche aquel, ni iremos a la playa con el novio”. Esa ansiedad normal,hará que en algún momento nos detengamos y nos digamos: “no, eso no puede pasar, me voy a poner a estudiar” y logremos aprobar el examen porque la ansiedad relativa nos enseña que el mundo no es un camino de rosas y que si es verdad, que podemos temer ciertas consecuencias de nuestros actos. Pero a veces, por problemas psicológicos o fisiológicos, los problemas de ansiedad se disparan, paralizando al individuo ante un montón de desastres inminentes e inexistentes que limitan su vida y su felicidad.
  • Síntomas: La ansiedad crea numerosas síntomas en nuestro cuerpo como tensión en el cuello, hombros, cabeza, brazos y espalda.También dificulta la respiración y la sensación de ahogo. Crea mariposas en el estómago, sudores en las manos y temblores. Este tipo de ansiedad es inútil y requiere tratamiento psicológico o médico. En el caso que sea leve y controlable aún, utilizar los métodos holísticos y hacer Yoga, Taichi y otras actividades encaminadas a disminuir los niveles de ansiedad.Si Caperucita hubiera sentido ansiedad ni siquiera habría salido con la cestita a ver a la abuela.

Fobias y reacciones

  • ¿Qué es? Fobos era el hijo del Dios Marte (el de la Guerra) y la Diosa del amor Afrodita, y cuando hablamos de fobia ya estamos hablando de un trastorno psicológico que no implica sólo miedo , sino odio o rechazo a algo (como por ejemplo la Xenofobia, que es odio a los extranjeros) que termina por afectar el normal desenvolvimiento y la percepción real del individuo.
  • Mujeres: Las mujeres son doblemente más proclives que los hombres a sufrir de fobias. Las fobias están consideradas un tipo de trastorno de ansiedad que imposibilita al individuo para llevar una vida normal y saludable. La fobia es el miedo en su máxima expresión, puede manifestarse como pánico y sus reacciones son de lo más variadas: puede provocar una parálisis total del individuo ante el objeto de su fobia o una huída irracional. Lo único bueno de una Fobia es que Caperucita no hubiese ni sospechado por un minuto que su abuela era el Lobo ya que lo habría olido a mil kilómetros de distancia. Seguramente, si le hubiese temido a los lobos, hubiese sufrido de Licantrofobia y si le hubiese temido a la oscuridad hubiese sufrido de acluotofobia y ni siquiera se hubiera atrevido a salir de su casa (porque además seguro todo se complicaría para crear una Agorafobia, miedo a situaciones donde se puede perder el control).
  • Reacciones: Anticipación de sucesos desastrosos y terribles. También genera estrés físico y mental, así como sensación de ahogo, atragantamiento o asfixia, sudoración excesiva, sentimiento de fracaso o miedo a morir repentinamente de un infarto, a volverse loco o a perder el control.
  • Tipos: Como ya vimos con Caperucita, existen tantos tipos de fobias como personas en el mundo. Cada quién puede desarrollar fobia por algo, esto normalmente sucede alrededor de los trece años y si no se trata puede continuar durante décadas. Hay que diferenciar las fobias reales patológicas con otras más bien culturales como la Homofobia o la Xenofobia que son más bien síntomas de rechazo y odio producto de condicionantes culturales más que psicológicos.

Me gusta Alicia Galván
Me gusta

A 2 personas les gusta esto.