Tarot Alicia Galván

Llama Ahora

1-877-999-2004
Tarot Alicia Galván

Llamada Toll Free, coste del servicio de consulta de Tarot mediante pago con tarjeta de crédito/débito a 1,10 € por minuto, impuestos incluídos.Servicio exclusivo para mayores de 18 años.

1-888-582-5424
Tarot Alicia Galván

Llamada Toll Free, coste del servicio de consulta de Tarot mediante pago con tarjeta de crédito/débito a 1,10 € por minuto, impuestos incluídos.Servicio exclusivo para mayores de 18 años.

Facebook Tarot Alicia GalvánWhatsapp Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia Galván

Visitas de la sección Astrología y ciencia1.995 Visitas

Visitas de la sección Astrología y ciencia 0 Comentarios

Publicidad Alicia Galván. Anúnciate.

Hoy en día con el exceso de información circundante y con la frivolización de muchas filosofías, la astrología ha sido desprestigiada como método válido de conocimiento espiritual, sobre todo por los científicos y materialistas quienes creen que sólo lo que ellos pueden comprender o explicar es susceptible de existir, lo que es una falacia casi tan grave como pretender que el mundo se adapte al tamaño de nuestra inteligencia y no al revés.

La ciencia ha tomado en nuestro días el lugar que antes ocupaba la Iglesia para pretender validar lo que son conocimientos “verdaderos” o lo que es considerado “pseudociencia”, los científicos y quienes se apoyan en la ciencia como se apoyaban antes los cristianos en Dios, suelen afirmar con cierto desdén, que no hay pruebas científicas de que el movimiento de los astros o su posición en el momento de nuestro nacimiento tengan ninguna relación con nuestra psicología y mucho menos con nuestra salud o nuestro destino.

Muchos de los que denostan la astrología afirman que es una ciencia antigua previa a su transformación en la bien considerada y seria Astronomía. También sostienen que debido a un proceso que se llama precesión de los equinoccios, las constelaciones han modificado su posición por lo que los que se consideran Aries son en realidad Piscis y los que se consideran Libra son en realidad Virgo, por lo que todas las características atribuidas a determinados signos deberían ser reescritas para adaptarlas a la verdadera posición actual de las constelaciones. Otra cosa que sostienen quienes reniegan de la sabiduría ancestral proveniente de los astros, es que la fuerza gravitatoria de planetas como Saturno o Júpiter es tan distante de la tierra que es imposible que tenga algún efecto sobre nosotros.

Lo bueno de todo esto es que muchas de las afirmaciones que hacen los científicos en un momento determinado son luego refutadas, aunque previamente hayan sido “demostradas” a través del método científico. Y es que la ciencia, al igual que cualquier rama del conocimiento (incluida la misma astrología) no es infalible y también incurre en dogmas de fe, por lo que antes de “defender” la validez de la astrología podríamos más bien demostrar como según un biólogo llamado Rupert Sheldrake la ciencia incurre en ciertos patrones poco racionales.

Astrología y algunos dogmas científicosRelación entre la ciencia y la astrología

Desde el siglo 17 la naturaleza es considerada una especie de “máquina” es decir, funciona más como un robot ciego que sigue un programa predeterminado, que como un organismo. Cosa curiosa estando tan llena de organismos complejos como animales, seres humanos, vegetales y demás.

La materia es inconsciente. No piensa ni siente. Toda esa materia que conforma el universo se vuelve “consciente” dentro del cerebro humano misteriosa y exclusivamente. La naturaleza carece de propósito, todo funciona por azar. ( Es curioso como aquí los científicos si creen en el azar). Las leyes de la naturaleza son fijas desde el big bang. Es decir, aunque el hombre y otras criaturas hayan evolucionado, al parecer, según los científicos, todo lo demás se mantiene inmutable.

Toda herencia es sólo material, biológica, producto de la genética. La memoria, al ser una herencia material también se encuentra almacenada en una parte del cerebro. La mente está alojada en el cerebro , toda acción mental es producto de relaciones entre hormonas, células y neurotransmisores , por lo que la telepatía y cualquier cosa que suponga una “salida” de la mente del cerebro es superchería. La medicina alopática es la única que funciona. Todas las demás terapias alternativas funcionan sólo por “placebo” o sugestión. ( Y aquí es curioso como la “sugestión” es decir, la capacidad del cerebro para controlar incluso las enfermedades, como sostienen los holistas, es usada para desprestigiar cualquier alternativa médica que no sea la tradicional)

Pero como los cientificistas son muy renuentes a las explicaciones no científicas es difícil que vayamos a convencerlos de que la influencia de los astros se debe a una sincronicidad de todas las cosas donde, como dice la máxima hermética “Como es arriba es abajo”. Quizá la única manera de refutar sus argumentos sea a través de “descubrimientos” científicos.

Michel Gauquelin(1928-1991): Fue un científico francés (matemático) que tenía una relación ambivalente con la astrología, es decir, a pesar de que la conocía muy bien (provenía de una familia de astrólogos) la detestaba por lo que intentó probar su falsedad a través de estudios estadísticos de personas, peor le salió mal y terminó comprobando que efectivamente los planetas ubicados en lo que el llamaba la zonas de influencia (el ascendente, el descendente y el medio cielo ) sí jugaban un papel muy importante en el destino de las personas comprobando que quienes tenían un fuerte aspecto de marte en alguna de estas posiciones terminaban siendo atletas consumados, lo que se terminó llamando “el efecto marte” .

El doctor Percy Seymour , astrónomo, astrofísico y catedrático universitario explica en varios libros muy bien documentados cómo el movimiento de los astros afecta, a través de la actividad del sol como las mareas magnéticas y sus irrupciones, a los seres humanos de modo muy científico siendo este un argumento de peso contra la falacia de que “la gravedad” de esos planetas no afecta a los individuos. Estas teorías además encuentran un fuerte sustento en el hecho de que en 1998 la Nasa descubrió que cada 8 minutos ( y por cierto, la luz del sol tarda en llegar a la tierra 08:18 minutos) se abre un portal magnético que conecta al sol con la tierra permitiendo la entrada a la misma de una enorme cantidad de partículas de energía.

Publicidad Alicia Galván. Anúnciate.

El 5 de diciembre de 2010 la prestigiosa Revista Científica Nature Neoruciencia publico un estudio realizado en la Universidad de Vanderbilt por los científicos Douglas McMahon, Chris Ciarleglio y Karen Gamble, donde demostraban como un grupo de ratones expuesto a veranos o inviernos artificiales en el momento de su nacimiento mantenían ciertas características de “personalidad” aunque luego de su nacimiento fueran mezclados con otra camada de roedores. Por ejemplo, los ratones nacidos en invierno durante la época asociada a Capricornio mostraban un menor ritmo de actividad durante el día, aunque fueran mezclados con los ratones “solares” y recibieran más luz. Después de eso , diversos estudios científicos , entre ellos uno presentado el año pasado en el Congreso CNP del European College en Berlín, demuestran que la época del año en la que nacemos nos hace más propensos a desarrollar cierto tipo de enfermedades mentales afectivas, ya que la época afecta la producción de neurotransmisores y por consiguiente la actividad cerebral; este estudio demuestra que las personas nacidas en verano (como Cáncer y Leo) tienen más propensión a tener una carácter ciclotímico (propenso a cambios de humor) mientras que las personas nacidas en otoño tienen menor tendencia a la depresión en comparación con las personas nacidas en invierno. Pero eso que “descubren” los científicos ya lo saben los astrólogos hace miles de años y es que hasta la palabra misma “temperamento” habla del “tiempo” en el que nacimos.

Me gusta Alicia Galván
Me gusta

A 2 personas les gusta esto.

Etiquetas relacionadas con esta publicación: