Tarot Alicia Galván

Llama Ahora

1-877-999-2004
Tarot Alicia Galván

Llamada Toll Free, coste del servicio de consulta de Tarot mediante pago con tarjeta de crédito/débito a 1,10 € por minuto, impuestos incluídos.Servicio exclusivo para mayores de 18 años.

1-888-582-5424
Tarot Alicia Galván

Llamada Toll Free, coste del servicio de consulta de Tarot mediante pago con tarjeta de crédito/débito a 1,10 € por minuto, impuestos incluídos.Servicio exclusivo para mayores de 18 años.

Facebook Tarot Alicia GalvánWhatsapp Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia GalvánTwitter Tarot Alicia Galván

Visitas de la sección Experiencias Cercanas A La Muerte2.150 Visitas

Visitas de la sección Experiencias Cercanas A La Muerte 0 Comentarios

Publicidad Alicia Galván. Anúnciate.

Las Experiencias Cercanas a la Muerte son percepciones de personas que han estado a punto de morir o muertas clínicamente y han sobrevivido. La existencia de las Experiencias Cercanas a la Muerte, implicaría que el ser humano está formado por materia y espíritu, o sea, un cuerpo físico y una conciencia o alma como afirman la mayoría de las religiones.

En cambio algunos científicos aseguran que estos fenómenos pueden explicarse como alucinaciones del propio cerebro. En contrapartida recientes investigaciones sugieren que de alguna forma mente y conciencia podrían seguir activas después de que el cerebro haya dejado de funcionar. La definición de muerte clínica es la de ausencia de latido cardíaco, respiración y función cerebral. El fenómeno empezó a popularizarse en 1975 con el libro “La Vida Después de la Vida” de Raymond Moody. El libro se elaboró a partir de las declaraciones de 150 personas que afirmaban haber tenido Experiencias Cercanas a la Muerte, personas que clínicamente estaban muertas y luego fueron reanimadas.

experiencia muerteUno de los antiguos alumnos del doctor Raymond Moody comenzó a estudiar estos casos de una forma más objetiva. Bruce Greyson profesor de psiquiatría creó la escala de Experiencias Cercanas a la Muerte, para determinar que se trataba de un mismo hecho en los diferentes casos. La escala estudia diferentes aspectos de la experiencia.

Escuchan un zumbido extraño, un ruido muy desagradable, como un timbre muy agudo.

Sienten que su cuerpo flota y ven el lugar donde se encuentran, escuchando incluso a las personas que están en ese momento con ellas.

Tienen la sensación de elevarse y que se mueven a gran velocidad para encontrarse en un túnel oscuro en el que al final se percibe una luz.

Pasan a ser espectadoras pues no sienten dolor o ningún tipo de molestia, sino una gran paz interior.

Se encuentran con familiares o amigos ya fallecidos.

Tienen un diálogo con un ser luminoso que parece conocer todo de ellos.

Tienen una visión retrospectiva de la propia vida como si de una película se tratase.

Publicidad Alicia Galván. Anúnciate.

Se dan cuenta que no han muerto aun y saben que deben regresar al cuerpo con un posterior cambio de valores vitales y una nueva percepción de la muerte.

El doctor Pim Van Lommel de Holanda es uno de los pioneros en la investigación sobre este tipo de experiencias. En su estudio en la prestigiosa revista médica británica “The Lancet” desafía el concepto de conciencia de la medicina oficial. En su estudio no explica experiencias después de la muerte, sino apunta las causas que la producen. El estudio se hizo a partir de 344 casos de pacientes que habían sufrido un ataque cardíaco y estaban clínicamente muertos. Sólo el 18 por ciento había experimentado una Experiencia Cercana a la Muerte.

Hay tres explicaciones médicas aceptadas para justificar las Experiencias Cercanas a la Muerte. La primera es la anoxia o falta de oxígeno en el cerebro lo que daría lugar a alucinaciones. La segunda sostiene que este tipo de experiencias son fruto del miedo a la muerte y la tercera, son consecuencia de la mezcla de la falta de oxígeno y el miedo a la muerte.

El doctor Pim Van Lommel demostró que no podía ser la causa de este tipo de experiencias la anoxia, pues todos los pacientes la padecen y por tanto, tendrían que experimentar todos una Experiencia Cercana a la Muerte, sin embargo, en su estudio sólo el 18 por ciento tuvo una experiencia de este tipo. También afirma que la teoría psicológica no tiene fundamento puesto que los 344 pacientes no tenían conciencia de haber sufrido ese miedo a la muerte. Su teoría plantea que el cerebro es receptor de la conciencia no creador de la misma.

La medicina oficial considera que la conciencia es un producto del cerebro y por lo tanto desaparece cuando desaparecen las funciones cerebrales. Sin embargo las personas que han estado clínicamente muertas y sus funciones cerebrales eran inexistentes, han demostrado con sus experiencias, que hay conciencia después de la muerte.

El doctor Pim Van Lommel junto a dos prestigiosos médicos británicos se ha convertido en los pioneros de esta nueva investigación, tratando de determinar en qué momento se produce la Experiencia Cercana a la Muerte, si se produce cuando el cerebro no funciona y la persona está clínicamente muerta.

Muchos de los pacientes que han sido revividos han descrito con grandes detalles técnicos exactamente lo que pasó en la sala de operaciones durante el tiempo que estuvieron inconscientes o, supuestamente muertos.

En Atlanta, Georgia un caso sorprendió tanto a expertos como a científicos. El Doctor Michael Sabom es un cardiólogo cuyo último libro, “Luz y Muerte”, incluye un análisis detallado, médico y científico, de una asombrosa experiencia cercana a la muerte de una paciente llamada Pam Reynolds. En 1991 enfermó gravemente a causa de un aneurisma de las que le daban pocas posibilidades de supervivencia. Se trasladó al Instituto Neurológico de Phoenix, Arizona para someterse a una complicada operación. El aneurisma lo tenía en la base del cerebro y hacía muy complicada la intervención. Esta operación es conocida por la operación “inmóvil o pausa”.

Los doctores que la llevaron a cabo, requerían que la temperatura del cuerpo de Pam fuera rebajada a 15º C, sus latidos y respiración detenidos, que las ondas de su cerebro fueran planas, y se le drenara la sangre de su cabeza. Estuvo clínicamente muerte durante la hora de operación. Tras extirpar el aneurisma, fue devuelta a la vida. Antes de operarla se realizaron diferentes actividades, entre ellas fue dormirla, cubrir su cuerpo, excepto la zona a operar, vendarle los ojos y colocar unos dispositivos en sus oídos para monitorear el cerebro. En su experiencia Pam asegura que no recuerda el quirófano, ni al médico que la operó. Recuerda que empezó a escuchar un sonido desagradable, y a sentir un hormigueo por su cabeza hasta que salió de su cuerpo por la parte superior. Sabía perfectamente que era su cuerpo pero no se preocupó por ello. Se hallaba encima del doctor que la estaba operando y recuerda ver el instrumento que utilizaba en su mano, lo describe como muy similar al mango de un cepillo eléctrico.

Supuso que abrirían su cráneo con una sierra e incluso escuchó la palabra sierra, pero lo que veía parecía un taladro con pequeñas piezas guardadas en un estuche que le recordaban a las herramientas de su padre. Recuerda distinguir una voz femenina que decía que tenían problemas que las arterias eran muy pequeñas y el médico indicarle que probara por el otro lado. La voz parecía provenir de abajo, de la mesa de operaciones. Ella se extrañó pues se trataba de una operación cerebral y los problemas se situaban en la arteria femoral que trataban de perforarla para drenar la sangre. Todo lo que Pam vio correspondía con exactitud a lo que realmente había ocurrido.

muerteElla vio la sierra que utilizaban para abrir su cráneo y esto no era visible hasta que estuvo bajo los efectos de la anestesia. Escuchó la conversación entre los cirujanos conectándola a la máquina de circulación extracorpórea. Cuando la cirujana cortó su ingle derecha comprobó que las arterias eran muy pequeñas y tuvo que pasar a la izquierda. Entonces hubo una conversación que Pam recuerda perfectamente. En esta etapa de la intervención es inconcebible según los médicos que pudiera escuchar ni ver nada. Los dispositivos en sus oídos le impedían escuchar a través de las vías auditivas normales. El caso de Pam sugiere que tuvo una percepción extrasensorial o una experiencia de abandono del cuerpo que le permitió ver y escuchar con precisión lo que ocurría en el quirófano.

En su experiencia ella afirma que sintió una presencia, se dio la vuelta para verla y vio un punto de luz muy pequeño, la luz tiraba de ella, tuvo la sensación física de que tiraban de ella, de velocidad como si estuviera subiendo deprisa una colina, dirigiéndose hacia la luz. Según se iba acercando a la luz comenzó a distinguir diferentes figuras y personas diferentes. Recuerda perfectamente que su abuela la llamó y se acercó a ella.

También vio a su tío que había fallecido con 39 años y vio a muchas personas que conocía y a otras que no conocía, pero sabía que de alguna manera tenía relación con ellos. Preguntó que si la luz era Dios y la respuesta fue que no. La luz no era Dios, la luz es lo que se produce cuando Dios respira. Recuerda haber pensado que estaba en medio del aliento de Dios. En algún momento alguien le recordó que era hora de regresar, pero cuanto más tiempo pasaba allí más le gustaba, y su tío fue quién le devolvió a su cuerpo, pero cuando llegó hasta su cuerpo, lo miró y no deseó estar dentro, porque parecía justamente lo que era, y sabía que iba a sufrir al volver a la vida, así que no quería entrar en él.

Su tío razonaba con ella y le decía que era como tirarse a una piscina, sólo tenía que meterse en él. Su tío la empujó para que entrara de nuevo a su cuerpo pues ella se resistía a entrar no quería volver. Vio como su cuerpo se sobresaltaba cuando entró en él. Esta experiencia cercana a la muerte ha sucedido en condiciones médicas muy controladas donde cada una de las señales vitales está bajo control y eso es lo que hace que este caso sea tan destacable. Este caso sugiere que hay algún tipo de separación entre la mente y el cerebro. Cuando el corazón se para y el cerebro deja de funcionar, no puede existir memoria alguna. El cerebro no puede recordar lo que sucede en ese período porque los circuitos de memoria no funcionan. Cuando este tipo de experiencias suceden es difícil que la neurociencia pueda explicarlo.

En Tucson, Arizona, el profesor Stuart Hameroff es anestesista y director de los estudios de conciencia en la universidad de Arizona. El doctor Hameroff trabajó con el físico británico Roger Penrose en el desarrollo de una teoría acerca de la conciencia que nos acerque a la comprensión de cómo y cuando ocurre una experiencia cercana a la muerte. El profesor Hameroff estudió microscópicamente pequeñas estructuras conocidas como microtúbulos, ubicados dentro de las células que forman el cerebro. En este nivel microscópico es donde el cree que el cerebro produce la mente.

En el interior de las células incluidas las nerviosas contiene una red de vigas o estructuras cilíndricas llamadas microtúbulos que se ensamblan para dar forma a la célula. Son el sistema nervioso de la célula y procesan información para organizar lo que ocurre dentro de las células interactuando entre sí. Estos microtúbulos están diseñados como dispositivos de computación. Hameroff cree que los microtúbulos funcionan como computadoras cuánticas. En una computadora cuántica la información puede estar en dos estados a la vez. Esta capacidad de estar dos sitios a la vez conocida como Superposición de Geometría Espacio Tiempo es propiedad fundamental y la verdadera trama del universo. Ambos trabajaron en un modelo de conciencia llamado Reducción del Objetivo Orquestado, una propuesta especulativa sobre el funcionamiento básico de la conciencia. Se trata de un modelo que permite explicar mejor el conjunto de rasgos fenomenológicos de la conciencia.

El programa “Documentos TV” dirigido y presentado por Pedro Erquicia emitió el reportaje “Estuve Muerto” en el que se aborda las Experiencias Cercanas a la Muerte. Hasta ahora el tema era afrontado como una recopilación de anécdotas e historias sin ningún rigor científico, pero actualmente, tras las investigaciones por parte de algunos científicos de prestigio, el tema ha empezado a considerarse fuente de todo un nuevo concepto de la mente humana, de cómo funciona y si realmente la mente puede seguir activa después de que el cerebro haya dejado de funcionar. El programa es toda una recopilación de entrevistas a científicos de todo el mundo que investigan este tipo de experiencias, así como casos reales de personas que han estado clínicamente muertas y han vivido una Experiencia Cercana a la Muerte.

Me gusta Alicia Galván
Me gusta

A 1 personas les gusta esto.